El desarrollo integral y equilibrio del ser humano son condiciones básicas para responder a un mundo de cambios, presión, incertidumbre,  necesidad de convivencia sana y productiva en la sociedad,  y en la vida laboral.  Ante esta situación, los líderes dentro de las organizaciones requieren de  herramientas prácticas que les permitan llevar la carga diaria con coherencia y consistencia, adaptada a la realidad actual,  y para ello el ¨UPLIFTING¨ es un canal de apoyo que trabaja en 4 aristas críticas: Persona, Líder, Equipo, Negocio, y se denomina a esto el modelo P.L.E.N.

UPLIFTING se asocia con palabras como edificar, levantar, reactivar;

y durante los últimos dos años, lo hemos trabajado con muy buenos resultados orientado en apoyar la gestión de líderes de equipos diversos,  tanto en pequeñas, medianas como grandes empresas. Dicho apoyo se sustenta en un sistema que utiliza ejes del coaching, la retroalimentación, la mentoría y la consultoría estratégica y donde ninguna de estas herramientas es la protagonista, sino que el foco está centrado en elevar el desempeño de la persona en diferentes ámbitos de su vida,  a través de diálogos sinceros, abiertos y valientes, hechos a la medida de la persona y siguiendo un eje conductor ordenado, creativo, crítico y estratégico junto al Uplifter o facilitador del proceso.

A lo largo de las 8 sesiones que contempla el programa regular de UPLIFTING, se arranca con un diagnóstico denominado ESCANEO CIRCULAR que es el equivalente al estado de situación actual del líder;  después viene la fase de edificación gradual P.L.E.N. donde se genera el descubrimiento de los temas que hay que arrancar, cambiar, mantener por parte de la persona y se entrega el toolkit a la medida; y termina con una etapa que se le llama ACTIVACIÓN DE VALOR donde el líder define prioridades con el Uplifter y convierte en proyectos viables sus planes de acción, enfocados en la mejora continua.

La experiencia vivida con UPLIFTING nos ha enseñado que los líderes de las organizaciones tienen ciertos derechos que en ocasiones no son considerados dentro su labor diaria; por ejemplo el derecho a tener miedo ante decisiones cruciales que pueden marcar el destino de un área de la empresa o de la misma empresa; el derecho a equivocarse de buena fe a pesar de tener experiencia y conocimientos; el derecho a apreciar la vida más allá del trabajo; el derecho a aceptar que hay cosas que debe aprender para así mantenerse vigente en el mundo laboral; el derecho a cuidar su salud, bienestar, familia y su paz interior; el derecho a salir de la rutina táctica del día a día para migrar a la rutina estratégica que es aquella que puede aportar al fortalecimiento del modelo de negocio de su empresa, el derecho a mostrar su lado humano y romper aquel hielo y frialdad que a ratos se vuelve común, sin darse cuenta.

En definitiva, UPLIFTING abre la mente, el corazón y la voluntad del líder,  para evolucionar hacia una versión de avanzada, que le permite enfrentar sus desafíos a través de la simplificación de los problemas, priorización de actividades, contribución de valor y  toma de decisiones con visión humana y visión estratégica a la vez.

Otro de los aprendizajes que nos va dejando este mundo del UPLIFTING tiene que ver con la asignación de tiempo para vivir la experiencia, dado que las apretadas agendas de los líderes,  en ocasiones no encuentran cabida para la sesión que tiene un promedio de duración de 90 minutos semanales. En algunos casos, he tenido miembros de altas gerencias que en un inicio cuestionan la duración de las sesiones, pero cuando comienzan a vivir el proceso, se dan cuenta de que es un espacio edificante y sano para crecer integralmente y cargar energía positiva, proactiva y estratégica para los diferentes entornos en los que se desenvuelven. En ocasiones se formula una pregunta que invita a la reflexión:

¿Qué tan importante es para usted abrir un espacio de su apretada agenda que le permita mostrar la mejor versión de usted?

A pesar de que hemos obtenido y seguimos obteniendo respuestas diversas a la pregunta antes formulada, por lo general estas vienen con un espíritu positivo que genera curiosidad y reflexión de que a lo mejor vale la pena darse esa oportunidad.

Son tiempos interesantes los que vivimos hoy por hoy porque cada día viene cargado de sorpresas, y a pesar de que los líderes busquen planificar y darle orden a su gestión, se dan cuenta de que el entorno volátil en el que estamos, los obliga a gestionar la re-planificación, la cual se vuelve parte activa de la nueva dinámica empresarial, y no da cabida para quejarse o estresarse mucho, sino levantarse y actuar con consistencia y altos estándares. De igual manera, las culturas organizacionales van migrando hacia nuevos horizontes y los líderes deben ser embajadores de estos procesos,  donde el UPLIFTING aporta con pautas claras para gestionar el cambio gradual y exponencial, de ser necesario. Un ejemplo de aquello, lo hemos podido constatar en algunas organizaciones que tienen la intención de ingresar en el desarrollo de culturas organizacionales como por ejemplo la cultura de agilidad “Agile Culture” cuya base conceptual es disruptiva e inspiradora, pero demanda también para su correcta ejecución, de líderes edificadores y provocadores de transformación y para ello el UPLIFTING contribuye en la búsqueda del equilibrio mental, físico y emocional.

Creo que es tiempo de ver a los líderes de las organizaciones como seres humanos que requieren también de espacios individuales para reflexionar en los 4 roles del modelo P.L.E.N, romper rutinas que no generan valor,  e invitarlos a apreciarse más, no necesariamente para hacer crecer su ego, sino para que se vea cada uno como un  contribuidor y gestor de talentos; como personas que inspiran a otros; como seres humanos que a pesar del poder que sus cargos les otorgan como CEOs, Gerentes, Supervisores u otros, no abusan de aquello, sino más bien ejercen autoridad sana,  la cual se sustenta en el buen ejemplo diario para todas las personas que les rodeen en sus entornos familiares, sociales y empresariales.

UPLIFTING no ha llegado para ser una moda pasajera con un nombre novedoso, sino más bien como un canal para apoyar y observar a los líderes como:

✓Seres humanos que viven y trabajan en un mundo lleno de diversidad.

✓Seres humanos que enfrentan y deben resolver conflictos a través de sistemas colaborativos y orientación a resultados.

✓Seres humanos con sentimientos, valores y principios.

✓Seres humanos con conocimientos, habilidades duras y habilidades humanas.

✓Seres humanos con un propósito de vida.

Una frase muy inspiradora de Mahatma Gandhi menciona que

“No hay que apagar la luz de otro, para lograr que brille la nuestra”

y creo que hay mucho sentido en aquello, y por eso requerimos apoyar a los líderes de equipos para que sientan la importancia de edificar en sus vidas integralmente, ser fuente constante de influencia positiva para otros y entender que el mundo del cumplimiento de KPIs (Indicadores clave de medición de desempeño) arranca con la construcción de culturas organizacionales donde las personas son el centro de todo y son también la verdadera fuente generadora de ventaja competitiva sostenible en el tiempo.

Antonio Mendoza

Profesor

Escuela de Empresas USFQ

Antonio Mendoza es profesor de Escuela de Empresas USFQ. Cuenta con más de 20 años de experiencia como consultor y facilitador en empresas nacionales y multinacionales en programas de formación integral en ventas estratégicas y servicio al cliente bajo el sistema “Tailored Made”, negociación básica y avanzada, visión estratégica, orientación a resultados, field coaching para ventas y manejo del cambio en equipos de alto rendimiento.