fbpx

En un mundo globalizado, en donde la competitividad y la tecnología han alcanzado sus niveles más altos y curvas exponenciales; sin duda alguna, el principal recurso al cual las empresas deben enfocarse es a la maximización del capital humano; para esto, la profesionalización de todos quienes forman parte de una empresa es vital.

Será mandatorio entonces, el integrar destrezas, habilidades, comportamientos y conocimientos inherentes al mundo de los negocios, la producción y el intercambio para poder generar valor agregado y de esta forma estar preparado para permanecer en el mercado.

Las organizaciones que quieren mantener su liderazgo deben contemplar dentro de sus objetivos macro, la potenciación del desarrollo humano, las empresas deben no solo atraer a talentos altamente competentes sino madurar estrategias y planes para retenerlos; maximizando así el valor del capital humano.

El aprendizaje en una empresa debe ser compartido, es la persona – per se- quien debe desempeñar su rol al máximo de su potencialidad, integrar sus competencias hacia los resultados organizacionales, compartiendo su expertise con los miembros de su equipo, aprendiendo y enseñando en doble vía. También el líder y su habilidad gerencial juega un papel fundamental como gestor, mentor, facilitador de recursos, impulsor de colaboración, confianza y motor para transformar los problemas en oportunidades.

El profesionalismo y el crecimiento del talento humano van de la mano con una formación y educación empresarial; todo equipo dentro de una organización debe contar con personal que esté siendo permanentemente capacitado a fin de que pueda día a día poner en práctica lo aprendido, visualizar soluciones creativas a los problemas de las empresas en las cuales trabajan, cooperar mancomunadamente con otros profesionales, en equipos multidisciplinarios, aportando criterios competentes, válidos y pragmáticos.

Esta formación constante y conjunta, se logrará de manera natural si se integra la experiencia previa del personal de una empresa con el nuevo aprendizaje académico que reciba. Su aplicabilidad diaria le proporcionará no solo el hacer mejor las cosas, sino hacerlas de forma más rápida, con mayor calidad y por supuesto contar con mayor seguridad.

En términos de capacitación y formación; generalmente las empresas persiguen el: incrementar la competitividad-productividad empresarial, mejorar el desempeño y procesos internos, motivar al personal de la organización, disminuir la rotación, aumentar el volumen de negocios, mejorar las relaciones y satisfacción con los clientes, entre otros.

En términos de producción y su velocidad, las tareas operativas y rutinarias son reemplazadas por máquinas y sistemas; en este sentido, la exigencia hacia una mayor autonomía, proactividad, polivalencia, iniciativa y capacidad para tomar decisiones toma más importancia. Además, el garantizar una gestión continua de formación permite mayor adaptabilidad al cambio.

¿Quiénes deben ser entrenados y capacitados?

  • Los trabajadores, los empleados, los profesionales que han sido contratados por una compañía e ingresan por primera vez a prestar sus servicios sin tener un conocimiento profundo sobre las políticas empresariales, sus procedimientos, códigos de ética, su clima organizacional, entre otros.
  • El personal que ha sido seleccionado para ser promovido a una posición superior dentro de la empresa (oportunidades de avance en la carrera: nuevas funciones requieren nuevas habilidades y conocimiento).
  • Los miembros del directorio, mandos gerenciales y líneas de supervisión, que necesitan dominar temas como: las técnicas gerenciales, la motivación al personal, coaching, liderazgo.
  • Todo el personal de la compañía; que en general requiere conocer sobre: nuevas técnicas y habilidades para desarrollar sus funciones, reforzar sus conocimientos acerca de los productos y servicios que ofrece la empresa, identificar al cliente y sus necesidades, aprender a administrar el tiempo y los territorios, entre otros.

Para lograr excelentes resultados en términos de formación a los colaboradores, será necesario que los directivos y líderes tengan claridad de que cada empleado es distinto, que tienen personalidades singulares y aptitudes diferentes. La clave está en aprovechar dichas diferencias e irlas potenciando…transformar las brechas en fortalezas para consolidar equipos de alto rendimiento. Nada más enriquecedor para un líder que sus colaboradores “se atrevan” a construir opiniones distintas, contrarias, tener ópticas diversas que propicien debate hacia soluciones integrales.

La capacitación y el entrenamiento será entonces una actividad compartida, continua, permanente, de largo plazo. También es cierto que, cualquier decisión que toma una empresa está sustentada en el análisis de su costo/beneficio. La inversión en la capacitación y entrenamiento de su personal no escapa a esta norma.

Descubre herramientas para crear valor en tu empresa. Optimiza los resultados, porque la toma de tus decisiones tiene un impacto transversal. Conoce más sobre nuestra Certificación Executive en Habilidades Gerenciales CEHG aquí